Página 7 - Revista Teatro Calder

Versión de HTML Básico

5
Las luces de la sala van perdiendo en intensidad. Casi estamos
llegando al oscuro. Cesan los murmullos. Se escucha una voz con las
recomendaciones para el mejor desarrollo del espectáculo. Ya sólo se
escucha el silencio.
El centenario telón del Calderón, casi ciento cincuenta años realizando
la misma maniobra, por fin se eleva al completo. Ahora todo está en
penumbra. Son esos segundos que todos necesitamos para poner
nuestra mente abierta a los nuevos acontecimientos.
Se encienden los proyectores del escenario. Unos intensos cenitales
iluminan, ante nuestros atentos ojos, los rostros de los actores,
directores, autores, músicos, cantantes…, diseñadores, técnicos, que
van a ser protagonistas de esta nueva temporada del Teatro Calderón
de la Barca de Valladolid.
Rostros muy conocidos por el gran público, otros no tanto pero todos
ellos inmensos como artistas. Permítanme que no los detalle porque
prefiero que sean ustedes quienes los descubran en las páginas de este
programa de mano.
Todos ellos tejerán con sus interpretaciones los espectáculos de nuestra
propuesta artística, pensada con la única intención de proporcionarles
momentos de risa, de llanto, de reflexión, de aprendizaje de las historias
contadas, y sentimientos tan íntimos que sólo ustedes, algún día, nos
podrán contar. Día a día, representación a representación, andaremos
juntos el camino de las emociones.
Los artistas hacen mutis por la escena. Van desapareciendo entre
cajas. Ocupan sus lugares. El nerviosismo hace que cosquilleen sus
estómagos.
Ya ha pasado. Ahora tienen otros nombres. Llevan otro vestuario. Ya
no se reconocen. Son otros. Sus palabras surgen con toda naturalidad,
palabras que tienen intenciones ajenas a las suyas pero que ahora les
pertenecen.
El regidor da las órdenes para el inicio la representación. No hay
vuelta atrás.
Es en ese momento cuando todos, sin que se escuchen nuestras voces,
decimos al unísono:
¡QUE COMIENCE EL ESPECTÁCULO!
José Mª Viteri Arrarte
Director artístico del Teatro Calderón
¡QUE SE LEVANTE EL TELÓN!